18/9/15

Poema de Oscar Perdigón



Primavida

Húmeda como una mañana tibia y luminosa
con el celo de la vida ardiendo en su piel
ella tiembla ante el conjuro del instinto
cuando su sangre vuela y se mezcla
con el vino infiel de las caricias
sus ojos echan raíces sobre mí
y sus uñas se clavan
como el vidrio en mi espalda
ante ardor de la carne conjurada


© Oscar Perdigón

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...



¡A la flauta, Oscar! Me gustó mucho, sobre todo porque es muy distinto a todos los poemas que te conozco.

Abrazo.

Alicia Márquez

18 de septiembre de 2015, 22:02  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...


Bellísimo poema
Imágenes cálidas y sensuales.

20 de septiembre de 2015, 18:33  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Qué poema tan intenso! Muy, muy bello.

28 de septiembre de 2015, 13:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal