18/9/15

Poema de Francisco X. Fernández Naval


STRANGERS IN THE NIGTH
                              A Terry Berkowitz


Todos los días se matan en New York
cuatro millones de patos,
cinco millones de cerdos,
dos mil palomas para el gusto de los agonizantes,
un millón de vacas,
un millón de corderos
y dos millones de gallos
que dejan los cielos hechos añicos.
Federico García Lorca (Poeta en Nueva York)


Cada día Nueva York sacrifica a la diosa miles de palomas,
millones de vacas y de cerdos, de pollos y de sueños.
Cada amanecer miles de patos y de pavos sin plumas giran en el carrusel de las calles,
del shoping, del restaurante chino, del menú económico. Cada mañana los peces
se vuelven abalorios.
El pollo sin hueso dentro del pato sin hueso, dentro del pavo. Turducken,
metáfora del imperio. Las cosas, cuando procuran el orden desvelan el vacío, y cada noche, millones de ratas rondan los cuerpos de los mendigos,
de los desahuciados. Millones de ratas penetran en las cuencas desorbitadas
por la sombra,
espantan a los gatos, correteando por entre las bolsas de basura, negras y blancas,
que guardan los restos de los millones de vacas, cerdos, pavos,
pollos, peces, patos y palomas que cada día se ofrecen en festín sin mácula.
En el filo del estrés las ratas seleccionan los restos orgánicos
y la memoria de los vencidos.
Escogen el aguacate,
la persea americana que llega desde el sur, encaramada a los pómulos de la bestia.
Ola o fruto invencible de piel oscura y de palabras.
Las ratas perforan el plástico y penetran en el corazón del estiércol.
El estrés no les impide escuchar el aliento de los hombres basura,
los pasos, el motor del camión, las voces,
el rugir de los recuerdos. Los pasos y las palabras tienen la piel oscura del aguacate
y sueñan en inglés, confiando en la bondad del imperio que los redimirá de la noche,
del infortunio de las ratas, de la nostalgia,
del sacrificio matinal del abalorio y de la carne.
Yes I can, repiten. I can, I want, I like. I want, I can, I like.
Salmodia del desierto.
Los desterrados recorren las calles conviviendo con el estrés,
Con el roer de las sombras.


© Francisco X Fernández Naval

3 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Realidad cruel y sin pausa que suma antes que restar, por lo cual, sin remedio, conviven con las ratas compartiendo techo y alimento.
Tremendo poema.

20 de septiembre de 2015, 17:32  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

Tremendo poema ! Un abrazo Francisco

22 de septiembre de 2015, 18:52  
Blogger Raquel Graciela Fernández ha dicho...

Excelente! Un enorme placer leerte.

28 de septiembre de 2015, 13:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal