3/8/15

Poema de Antonio Cristóbal Pourrere


NADA  MÁS,  SI  PUDIERA 

Si yo pudiera dejar de ser silencios, 
sombras inconmovibles, frustraciones. 
Ser amor verdadero, un anhelo posible, 
una llovizna cierta, 
tan ligera y frecuente como una bendición. 
Ser estrella en la noche 
                                   la luz en el misterio, 
desanclar la impotencia para hallar 
esa serena y honda, paz que habita el espíritu. 
Si pudiera crecer fuera de los abismos, 
de las cortas moradas
                               y los largos destierros. 
Acunarme en la libre certeza de ser yo, 
                  único, irrepetible, 
distinto y sin embargo, parecido a mi gente. 
Sin grillos en las manos 
           para poder abrir los abrazos prometidos. 
Avanzar sin cadenas que retengan el alma. 
Y así pulsar mi sangre, 
               amistosa y abierta a la esperanza. 
Entonces---, miraría, 
             con los ojos del pecho hacia el asombro 
para encontrar la luz y el camino a la vida.



© Antonio Cristóbal Pourrere

7 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Soberbio, halagar este poema, es quedarse sin palabras. Gracias por esta esperanza que nos traza su camino.

4 de agosto de 2015, 5:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

" dejar de ser silencio", llevo años con esta intensión, pero lo bueno es llenrlo de palabras, llenarlo de asombros, así, se abrirá ala esperanza, aunque insista en habitarnos. un bellísimo poema, leído,releído. abracito. susdana zazzetti.

7 de agosto de 2015, 10:31  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Entonces miraría con los ojos del pecho... excelente esa mirada abre hacia el amor.
Abrazos
Elisabet

8 de agosto de 2015, 18:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tu poema hace soñar todos esos anhelos..
gracias!..abrazos
S.Roberts

10 de agosto de 2015, 22:42  
Blogger Liliana ha dicho...

Me encanta este poema, escrito en un vibrato que mantiene el alma en vilo.

14 de agosto de 2015, 16:22  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Enorme sentimiento entrega este maravilloso poema.

15 de agosto de 2015, 18:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Abrir las ventanas del alma para recibir el calor de tu poema, es todo un deleite amigo.
Me deja pensando y transmutada. En eco me acuno en tus silencios. Abrazo mariposa. Mary Acosta

16 de agosto de 2015, 19:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal