10/7/15

Poema de Griselda Rulfo




La frente roja.
Sudor.
Latigazos sobre la piel.
Un sulky rechina voces
en el campo arado.
El abuelo gringo
azuza las yeguas.
Cuerpos niños
rebotan sobre el cuero de oveja.
Años salpicados de alegría.
La hora del almuerzo.
Allá, donde la línea de la tierra
escarba el cielo
con sus marrones
el padre espera la sopa
y el guiso de fideos.
La garganta seca
reclama
el acre sabor del cabernet
que anima el agotado deslizar
de las horas.
Allá el padre.
Acá los hijos.
En el medio
una nube de recuerdos
retorciéndose al sol.


© Griselda Rulfo

6 comentarios:

Anonymous María Mercedes Vendramini ha dicho...

Bellísimo poema!

11 de julio de 2015, 9:38  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...


Valiosos recuerdos y muy buena manera de acunarlos, Abrazos, Marta

11 de julio de 2015, 15:28  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Esa historia tuya, que enaltece el alma.
Un abrazo

11 de julio de 2015, 17:41  
Blogger Isabel ha dicho...

Bello Griselda. Todos, bien o mal, sabemos lo que es pensar en el sol del pasado. Y una nube al sol, espléndida metáfora, ya sabemos lo que produce. Un beso inmenso, poeta. Isabel Llorca Bosco

12 de julio de 2015, 14:45  
Blogger Liliana ha dicho...



Me llenó el corazón de imàgenes conocidas, dolorosas por momento, por esos padres de familia que hacían tanto por los suyos....

hermoso!

Lily Chavez

15 de julio de 2015, 12:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué hermoso...
Me parece ver ese campo , ese abuelo y ese padre.Un poema con la fuerza que te caracteriza.
Un abrazo querida amiga.
Juany

30 de julio de 2015, 0:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal