4/3/20

Poema de Lidia Vinciguerra



Con un rehén en mi pecho 
puedo misionar 
apenas 
el destino sagrado de mis espaldas. 
Excesivamente sé de los salmos 
del cauce dialogal 
y el desarraigo.


© Lidia Vinciguerra

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Contundente y profundo. Me gustó. Gracias! Desde Córdoba, Alfredo Lemon

6 de marzo de 2020, 15:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello y profundo en la síntesis. Ese apenaa puedo misionar... dice muchísimo. Abrazo Lidia y felicitaciones. Cecilia Glanzmann

14 de marzo de 2020, 20:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal