10/3/20

Poema de Alba Murúa





HERENCIA

La circunvalación
de mi rodilla derecha
produce
un crujido nítido.
Le diría
que mi padre
cojea
pero se niega
al bastón
y la kinesiología
es para él
un país de tormentos.
Quedó anoche abierta
la ventana
pero no es eso:
son los genes
esas cositas inútiles
que llevamos al sillón
del psicólogo
con la vana esperanza
de olvidar
cierta ternura
o tanto
silencio.

© Alba Murúa

3 comentarios:

Anonymous Mariasilvia Paschetta ha dicho...

"vana esperanza"... me deja pensando, desde mi ser psi y desde el reconocer mis propios genes. Bello lo de la ternura y el silencio.

11 de marzo de 2020, 18:30  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Me gustó tu poema.
Y el cierre muy logrado.
Ana Romano

22 de marzo de 2020, 17:27  
Blogger norma ha dicho...

Muy bueno, gracias Alba!

2 de mayo de 2020, 18:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal