9/10/19

Poema de Graciela Mitre



MOVIMIENTO

El movimiento es casi una obligación
Mover la lengua aunque sólo nombre dolencias
Pasearlas luciendo sus ojeras
Mudar objetos, contar arandelas, tornillos
Vaciar pozos, cloacas, llenar vasos sin fondo
Pintar las mismas paredes del mismo color
Tomar la calle, vestirse de gala
Cargar de luces los ojos
De aceite la boca
Regresando abrigados de frío
Las manos rígidas y los pelos hechos alambre
Evitar disolvernos, empecinarnos
Abanicar el aire, que se muevan las hojas
La tierra, el agua germinando
Intentarlo antes de que alguien
Bata los codos y nos desocupe
La vida no perdona a los inmóviles.

© Graciela Mitre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal