28/8/19

Poema de Valeria Pariso





Seguimos en el jardín como si no hiciera frío.
Date cuenta: tenemos las manos inmóviles.
¿Cómo es posible que ningún insecto
haya devorado los pétalos rojos?
¿Qué les mitigó el hambre posterior a la lluvia?
Hay hombres y mujeres que siguen
de cerca a las hormigas, y aun así
no pueden impedir una catástrofe.
¿Qué espíritu protege lo que cae?
Hace años que estamos aquí.
Hace años que estamos de rodillas
de frente a la belleza.
La rosa quebrada que miramos
no puede estar durando tanto.


© Valeria Pariso

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema, con frases contundentes que disparan reflexiones múltiples. Preguntas que sacuden el espíritu donde sólo la belleza de tus palabras y tus imágenes, pueden arriesgar una respuesta.
Gracias! Alfredo Lemon desde Córdoba

31 de agosto de 2019, 12:06  
Blogger Romina R Silva ha dicho...

Me deja pensando, esa contemplación e incertidumbre. Gracias!

3 de septiembre de 2019, 19:18  
Blogger graciela perosio ha dicho...

¿La poesía es lo que cae y sin embargo, dura? nuestras manos inmóviles, detenidas en el frío que inhibe y conserva. Todo a la vez.
Y nosotros, pétalos de la rosa quebrada, salvados de los insectos por la sola adoración de la belleza.
Te quiero, Vale.

11 de septiembre de 2019, 18:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal