28/8/19

Poema de Carlos Alberto Roldán




La tierra 
Con su silencio hambriento 
Traga alrededor tus padres y amigos 
Los paisajes donde te demorabas 
Los lugares de encuentros secretos y furtivos 
En donde advino ramalazo de felicidad 

No hay brillo que no cese 
Resplandor que otro resplandor segundo 
No eche a olvido 

No encontrarás ese libro y sus palabras 
El poema aquel o la canción 
Que alguna voz hacía delicias 
El olvido grotesco allanará agrisando 

Te fatigarán las mismas nimias escaleras 
Aún la felicidad tendrá versión escueta 

Una tras otra 
Desaparecen las estrellas de esta noche


© Carlos Alberto Roldán

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

poeta, excelente incursión en la fugacidad de toda existencia y la ley del cambio, a la vez, que se cierra con un trazo maestro al actualizar con la desaparición de la estrellas todo el poema.
Walter Mondragón.

11 de septiembre de 2019, 19:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal