28/8/19

Poema de Ana Guillot


              

           
                   a mi nieta Juana 

casi fantasmal canta
no hay
en esa noche otro sonido
más carnal que esa voz
atenuada en su cauce
alivianando
negruras y tristezas
nido o manantial o canto
ella entona
lo que quiere la niña
que sonríe
deslumbrada  y frugal
pajarita en sus brazos
risa o mano que abre y cierra o pestañas
el canto que ahora late
el verde en ese canto
como si la naturaleza toda
iluminara
el pequeño lugar
donde las dos hembritas
se amamantan

la nieta tiene un hilo
en la mollera
de pura luz o brillo
y la abuela
tejerse quisiera en ese hilo
para reinventarse
como si el jardín
volviera en la canción
y ella estuviera
por detrás de la tila
esperando
sucesos y reencuentros
hay
en la habitación
un río que las mece
que se las va llevando
en lenta placidez
se amamantan las dos
vínculo o laboriosidad o herencia
de la herencia
apenas ese espacio
sencillo y tenaz
donde el nombre se amplía y persevera 

/(tanta raíz ahí
extrema curiosidad
femenina
si de madres a hijas
un ancestro vital en ese ojo/       

© Ana Guillot     


2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Diálogo entre mujeres. La Ana de Hoy,la niña que hay en vos viviendo en esa dulce nieta. Me encanta Ana. DIEGO BENNETT

6 de septiembre de 2019, 19:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Qué hermoso poema. Íntimo, redondo mundo nieta - abuela-mujeres todas en un ahora, un ayer un siempre.
Verónica M. Capellino

7 de septiembre de 2019, 0:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal