11/2/19

Poema de María Teresa Andruetto



Una nieta a su abuela 

De los regalitos que te traje,
uno es una princesa (una ñusta)
de un lugar que ya no me acuerdo
cómo se llama, pero queda en Cuzco.
El otro es una semilla que encontré
en Humahuaca y el otro una piedrita
del lago Titicaca, para que sepas
que en cada lugar en el que estuve,
estuve pensando en vos .

© María Teresa Andruetto

3 comentarios:

Anonymous betty badaui ha dicho...

Piedras y abuela, qúe buena conexión:naturales, fuertes y protectoras. Faltaba el poema para unir tanto amor.
Un abrazo
Betty

11 de febrero de 2019, 23:29  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Pura ternura!

Besosss

17 de febrero de 2019, 22:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Pura belleza, tierno y conmovedor, María Teresa!
Aplausos y un gran abrazo de bienvenida al club de las abuelas.
María Rosa León

22 de febrero de 2019, 20:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal