11/8/18

Poema de Rafael Vásquez





PARTIDA

Llueve y es una tarde triste y sola
que no sabe apagar tu despedida.
Llueve para ignorar que las palabras
no pueden discernir lo que sucede.
Llueve para que el aire que te envuelve
cruce como una lágrima tu cara.
Llueve para que nadie se detenga
mientras pierdo el adiós que no nos dimos.
Llueve porque la vida es esta sola
y juega con nosotros la distancia.

©  Rafael  Vásquez

11 comentarios:

Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Que bello! La lluvia es atrapante aún en la despedida. Un abrazo Graciela Barbero

11 de agosto de 2018, 19:57  
Blogger Adela ha dicho...

Cuánto le debemos a la lluvia! Bello.

12 de agosto de 2018, 11:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

preciosa esta lluvia. placer leerte. susana zazzetti

12 de agosto de 2018, 18:01  
Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Muy lindo poema, Rafael! Llueve al leerlo :)
Gracias !

"Llueve para que nadie se detenga..." me gustó mucho eso!

12 de agosto de 2018, 21:05  
Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Muy lindo poema, Rafael! Llueve al leerlo :)
Gracias !

"Llueve para que nadie se detenga..." me gustó mucho eso!

12 de agosto de 2018, 21:07  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola Rafael: en tu poema la reiteración de ese "Llueve" es como la rítmica interferencia que muestra cómo el tiempo borra los rastros de lo amado sobre el planeta. Una angustia que cae sobre el alma al repetirse, al contrastar con la pérdida ("para que nadie se detenga") y al mismo tiempo acompañar ("cruce como una lágrima tu cara"). La gran verdad está en el último verso. Excelente Irene Marks

13 de agosto de 2018, 9:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

GRACIAS HERMOSAS PALABRAS
UN ABRAZO GRANDE
ALBA

13 de agosto de 2018, 11:23  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Precioso, melancolico y sutil y muy bien construido

14 de agosto de 2018, 11:15  
Blogger Olga Liliana Reinoso ha dicho...

La lluvia y el adios que no se dice, pero nos cala hasta los huesos.

18 de agosto de 2018, 14:03  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Muy bueno, una preciosidad.
Clelia Bercovich

19 de agosto de 2018, 15:18  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

Salir empapada de tu poema.
No hay dónde abrir un paraguas.

Gracias, Rafael.
Así se escribe.

Claudia

21 de agosto de 2018, 12:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal