11/7/18

Poema de Ernestina Elorriaga





Que no daría por hallarte
así como regresando
a la vuelta de la esquina

Niña  mi niña

Se buenita
tórnate con olor a mandarinas en tus manos
con tu manera de mirar los giros alucinados de la rueda del molino
y los hombros desvastados de cargar
el polvo oscuro de la siesta

 Te veo desvaída
casi 
que no puedo recorrerte con mis ojos
como si ciertas maneras de estar en la vida
mi niña
se hubieran extraviado  
por el afán desmesurado del tiempo
en hacer de nosotros
lo que no deseamos ser
y luego somos .


© Ernestina Elorriaga

3 comentarios:

Blogger Sonia Rabinovich ha dicho...

Qué bello poema Tina¡¡ Es que somos todas las que hemos sido en un continuo dónde se encuentra también esa niña¡¡

11 de julio de 2018, 12:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

uhhhh ¡ qué bello poema!! felicitaciones! conmovedora imagen. susana zazzetti.

11 de julio de 2018, 16:13  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Querer detener el tiempo a veces. Y él no se detiene.

15 de julio de 2018, 10:12  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal