27/3/18

Poema de Liliana Chavez





Kirguizia

Una costurera insiste
en darle sonidos al aire
la máquina de coser puntea
rayos de sol
enhebra alguna que otra sombra
después
al final del día
cuando la prenda esté lista
y el cansancio pese
caerán en el sueño
las únicas estrellas de su noche
como un acertijo para descifrar el día que vendrá.


© Liliana Chavez

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

me conmueve: siento el sonido de la máquina. tanta belleza. tanta! susana zazzetti.

29 de marzo de 2018, 11:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...


¡La maravillosa máquina de coser! La hacedora de magias.

Me llevaste a mi infancia, Liliana.


Un abrazo,

Alicia Márquez

31 de marzo de 2018, 17:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso tu poema Lily!
Adhiero totalmente a las palabra de la señora Susana Zazzetti.
Abrazo grande para ambas!!!
Tere Vaccaro.

31 de marzo de 2018, 19:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

puntea rayos de sol...Yo que jamás toqué una máquina de coser me la imagino. Hermoso. Griselda Rulfo

5 de abril de 2018, 15:10  
Blogger irene marks ha dicho...

Hola Liliana:Ese "darle sonidos al aire" me recuerda a mi mamá, con su máquina que utilizaba de noche y con la que nos hacía la ropa a mis hermanas y a mí, porque de día era docente. Además, "cuando la prenda esté lista" serán "las únicas estrellas de su noche" las que brillarán. Este poema es muy actual por desgracia y muestra ese cansancio que vemos hoy en día aún en tantas costureras que trabajan largas horas. Excelente y evocador Irene Marks

6 de abril de 2018, 9:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bello y evocador este poema te instale en el pasado y en la luz sepia de las acciones observadas cuando niño, muy bien.
W.M.

22 de abril de 2018, 17:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal