23/3/18

Texto de Leonardo Vinci



Corro. Como lo hace mi propia sangre desesperada; una noria a la que el sol y las estrellas ordenan su giro y parada. Corro porque algún día burlando el rayo eléctrico de las gárgolas seremos bandera. Sé que las palabras son desorden, que los otoños han sido ingenuos y hasta serviles, y que las ventanas no han golpeado del todo convencidas sus aldabas. Pero corro. Porque a lo mejor seamos alguna vez boca y pan y beso que no se parte en la tormenta. Porque tal vez nos encontremos en alguna vuelta, perplejos ante la ira o una sortija, dándole un manotazo de insensatez al equilibrio. Y entonces quizás nos sumemos, digo, que en un salto de esperanza nos demos la mano, porque este andar multiplica el tiempo y los hallazgos, que no son peces sino botellas que trae el mar. Y corro, corro como un gato lleno de luz delante del relámpago; porque necesito cansancio después del cansancio, porque así es la oscuridad, y porque no hay remedio.

© Leonardo Vinci

4 comentarios:

Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

"...perplejos ante la ira o una sortija..."

"...corro como un gato lleno de luz delante del relámpago..."


R.
www.revagliatti.com

23 de marzo de 2018, 18:41  
Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Muy buen texto ,hermoso lenguaje

24 de marzo de 2018, 17:21  
Blogger Adriana ha dicho...

Me encantó tu poema, lleno de imágenes inusuales, muy expresivas. Un beso. Adriana Maggio (Dirbi)

24 de marzo de 2018, 17:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

un texto poético de gran calidad, de compromiso, de ejemplo, de un lenguaje casi perfecto que completa el texto al punto de poder nombrarlo ''poema''. me encantó. marta comelli

3 de abril de 2018, 0:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal