1/8/17

Poema de Susana M. Baquero




Sobre la ventanilla de la lancha
pegan fuerte las aguas del río.
¿Qué oleaje, o tormenta o deseo
abrirá las compuertas
de lo que pudo y no fue?
¿Qué día el cuerpo sumergido verá la luz
y con ella la extensión del delta,
los gigantes muertos,
la hilera de álamos
al costado del arroyo?
Mientras tanto, avanzo por el río
y pienso en mi destino:
ese hundirme en el suelo fangoso
con el golpe de las aguas,
saltar después a la tierra que acaricia,
respirar
y más tarde mantenerme en la superficie,
sobrevivir a la fragilidad. 

En otro rincón del paisaje
me inclino ante el río
e inauguro un rostro.
Mi imagen se refresca
en ese espejo
y soy otra que se roza
en el asombro,
cambio lo trivial
de ese vivir superfluo
para celebrar la permanencia
de estar aquí y después partir.
Lo imprevisible es un juego sagrado.

Un nuevo verosímil se desdobla
no va a dañarnos
simplemente confunde
memoria con poesía,
universos con horas,
lámparas con grillos.
Atrás quedan los ríos, los puentes,
la gota de rocío que horada la piedra.
En el devenir
enciendo fuegos
para buscar la armonía.
El ser rebalsa;
los espacios dejan huellas.


© Susana M. Baquero

8 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Bienvenida Susana a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos, mes a mes serás publicada, abz, Gus.

1 de agosto de 2017, 20:32  
Anonymous Rubén Amaya ha dicho...

Bellisima y poética imagen de un paisaje

1 de agosto de 2017, 20:47  
Blogger Romina R Silva ha dicho...

El devenir y sus huellas, pura poesía...Bienvenida!

1 de agosto de 2017, 21:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"...inauguro un rostro". Es algo hermoso para enfrentar el río. Carlos

2 de agosto de 2017, 1:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Un bello paisaje pintado con tu voz poética, Susana!
Felicitaciones y un beso grande de bienvenida
María Rosa León

2 de agosto de 2017, 13:10  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Muy buen poema, excelente final.

Abrazo
Elisabet

2 de agosto de 2017, 14:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

ESos paisajes convocan la voz poética... bienvenida.

Claudio Simiz

5 de agosto de 2017, 14:29  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema con un final bien logrado.
Bienvenida Ana Romano

21 de agosto de 2017, 13:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal