1/8/17

Poema de Martha Goldín


Esa luna, allá arriba, tan redonda. 
Sólo en una noche así era posible lo imposible.

No debió ser fácil atravesar las sombras, 
                     burlar al tiempo y ser de nuevo.

Me abrazaba tan fuerte y feliz que el presente se borró.

Quieta, muy quieta, 
cuando llegó el momento , 
                                  ya niña, 
                                       me fui con ella.
  
                                                        a mi madre


© Martha Goldín

1 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Sentido poema, me llegó mucho.

Abrazo
Elisabet

2 de agosto de 2017, 14:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal