5/8/17

Poema de Susana Giraudo




SALINAS

Destellos de una llanura blanca.
La sal carcome hasta el mas allá a lo lejos.

Manos nerviosas
escriben en la superficie nívea
y la profanan
con mi sentencia tal vez.

Me acerco con temor.
Leo palabras que
son heridas en la delgada capa
que abrasa la tierra.
Mi condena escrita toscamente
dice
"te quiero para siempre".

Enmudezco
y no atino a dibujar el eco.



© Susana Giraudo

10 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Qué maravilla "Enmudezco/y no atino a dibujar el eco"

Abrazo
Elisabet

5 de agosto de 2017, 13:01  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

Qué hermoso poema!... abrazos

5 de agosto de 2017, 13:59  
Anonymous susana szwarc ha dicho...

Susana, qué poema!! Abrazos

6 de agosto de 2017, 14:09  
Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo. Deja una sensación de blancura, lejanía y silencio que se acerca a lo sagrado. Gracias. Un abrazo. Adriana Maggio (Dirbi)

7 de agosto de 2017, 9:09  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Enmuddezco, lo dice todo , un abrazo de María Luisa Márquez

8 de agosto de 2017, 21:56  
Blogger ESTEBAN CHARPENTIER ha dicho...

Poesal!

12 de agosto de 2017, 10:57  
Blogger Isabel ha dicho...

Muy buen poema con un final espléndido. Un beso. Isabel llorca Bosco

18 de agosto de 2017, 2:23  
Blogger Mariano ha dicho...

Leo el poema, querida Susana, y te veo a vos, con tu dulzura plena de lirismo.
Gracias por la poesía.

Mariano Shifman

18 de agosto de 2017, 13:04  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

ese texto de amor escrito sobre sal como ¿una condena? La complejidad de las relaciones humanas se expresa bellamente en este poema

26 de agosto de 2017, 18:17  
Blogger andres lazcano garcia ha dicho...

La sentencia del amor, así se lo declara culpable de morir antes de tiempo, usted si que sabe decir Susana, un abrazo!!

30 de agosto de 2017, 11:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal