2/8/17

Poema de Graciela Licciardi


me siento en la silla de tu cuerpo
en un tango me renuevo
me hamaco en tu sombra multiforme
extraña dualidad la de mi otra
las bocas encuentran su mirada
está lloviendo entre las piernas
un instante fugaz me entrevera
ha de ser porque te muerdo                 
y la pequeña muerte nos salpica



© Graciela Licciardi

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Bellísimo y sutilmente erótico tu poema, Graciela!
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

3 de agosto de 2017, 10:42  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

Aunque tengo dudas, Graciela, con "extraña dualidad la de mi otra" (espinoso asunto), el poema me gustó. Te mando un abrazo.

R.
www.revagliatti.com

5 de agosto de 2017, 15:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal