7/6/17

Poema de Carlos Morteo




Dragonblood 

como dedos que hieren a  una  luna
pálida  indiferente de  brutalidad vieja
señalan como índices la sangre esclava
arrebatada a la tierra en tu sabia carmesí
que trajeron en barcos de velas negras
naves de sudarios perdidos    inexactos
                  en ningún tiempo se fueron
el hombre no se aleja de su gloria
sólo se va cuando agacha la cabeza
y los dragonblood siempre testigos
como brazos signados a la luna    firmes
acarician el paso de la noche que purga
la existencia naciendo de la  oscuridad
donde anidan los pájaros mutiladores
insisten sus estirpes       no hacen prisioneros
no esclavizan ni juzgan con su sombra
vierten en roja vida el dolor de las penas
que los hombres y sus despojos  eternizan 


© Carlos Morteo

2 comentarios:

Blogger monica aramendi ha dicho...

"VIERTEN EN ROJA VIDA EL COLOR DE LAS PENAS" COMO ME GUSTA TU DECIR POÉTICO!

9 de junio de 2017, 1:35  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

El hombre no se aleja de su gloria/ se va cuando agacha la cabeza. Muy bueno
Un abrazo Graciela Barbero

10 de junio de 2017, 19:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal