17/5/17

Poema de María Ángeles Pérez López


[La memoria]

La memoria es espesa e indolente,
un resto calcinado de papel
por el que entran y salen las cigüeñas
atadas a las cúpulas de bronce
y al aire en que respira su sonido,
esquirla carcomida de latón
que oxida con paciencia los perfiles
y guarda delicado las palabras
Inmaculada, hermana, amor, destrozo,
mientras pierde los nombres y las fechas,
la sangre a borbotones en el sur
de esa patria lejana que no fuimos.
La memoria es escasa y perezosa,
aguarda con sigilo mi desdicha
y anota lentamente los pesares,
pero después olvida el día veintiocho
en que la abuela fue hasta los manzanos
y se quedó a dormir bajo su sombra,
el ruido de la infancia, el desconcierto,
tan alta la inocencia vegetal
de creer que aquel beso no se ausenta,
como tampoco el ruido de la sangre
cuando sale del cuerpo y busca el vientre
en que la madre fue la carnadura,
pureza del olvido y su veneno
como una fruta amarga y excedida.


© María Ángeles Pérez López

4 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

María ÁNGELES, es una hermosura. Un beso Isabel Llorca Bosco

20 de mayo de 2017, 12:22  
Anonymous Andrea Farchetto ha dicho...

Bellísimo!

21 de mayo de 2017, 19:01  
Blogger monica aramendi ha dicho...

QUE HERMOSO!

22 de mayo de 2017, 16:40  
Blogger mariel monente ha dicho...

Precioso!

25 de mayo de 2017, 21:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal