17/5/17

Poema de Luis Raúl Calvo








Villa Devoto (1973)

Esta pequeña eternidad se origina en el
instinto.
Voz que se guarece en la noche de todas las
tormentas.
Amar fue destituir a los rojos conserjes, de
los hoteles
habitados por las ondas paralíticas.
Las escenas pasan, pero algo perdura en el
vahído
de los nómades.
El delirio de los presos condenados a ser libres
tus besos suspendidos en el manantial de la
locura
y ese rostro de horror de las mujeres, eternizadas
en el ojo de la viuda.
Los vestigios de la luna en el lago
son la zona macabra de los signos perdidos.
Alguien reconstruyó el escenario del crimen
con las muletas olvidadas en un fragmento de
nuestra historia.



© Luis Raúl Calvo

7 comentarios:

Blogger Ana Romano ha dicho...

Hola Luis, que placer leer este poema muy logrado y con buenas imágenes.
Un abrazo grande Ana Romano.

18 de mayo de 2017, 12:51  
Blogger Luis Raúl Calvo ha dicho...

Muchas gracias querido Gustavo, un fuerte abrazo!!!

18 de mayo de 2017, 15:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

QUÉ POEMA FUERTE, LUIS....ESTREMECEDOR. FELICITACIONES
CON TODO MI CARIÑO
GRACIELA LICCIARDI

19 de mayo de 2017, 13:28  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Gran poema, Luis!

Besossssssss

21 de mayo de 2017, 18:28  
Blogger Ricardo Juan Benítez ha dicho...

Un poema que juega con imágenes que remiten al inconsciente colectivo. Fuerte.

27 de mayo de 2017, 16:26  
Anonymous MIlagros Rodriguez ha dicho...

UN PLACER LEERTE LUIS!!!

28 de mayo de 2017, 14:12  
Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Hola que increible poema !no solo el sentido ,ademas el laburo que hace con el lenguaje
Felicitaciones

1 de junio de 2017, 17:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal