12/5/17

Poema de Daniel Baruc Espinal Rivera

                                            
       
V O Z    D E    M A R

Voz de mar, en ti me reconozco húmedo de abismos.
Salitre fue la huella en el principio y sol en las manos la búsqueda infinita.

La muerte, al fondo de las cerradas puertas, canta.
Sus manos grises huelen a naufragios y a cenizas.               
¿Cómo se puede naufragar, pregunto, cuando tus manos, tus ojos
y tus piernas están talladas de aguaceros?
¿Dónde dejará el viento los cartelones recios de su prisa
si el ocaso como un gran escarabajo rojo ha ocupado la luz de tus pupilas?
¿Quién le tapará los ojos a la muerte? ¿Quién le cantará al oído?


© Daniel Baruc Espinal Rivera                                                                            

5 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Grandioso, qué inmensa sensación...

12 de mayo de 2017, 18:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

fantástico tu estilo, y esas preguntas... muy buen poema! susana zazzetti.

12 de mayo de 2017, 18:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

UN CUERPO TALLADO DE AGUACERON. SUBLIME IMAGEN!

12 de mayo de 2017, 18:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Profundo conceptual poema.Gracias
Michou Pourtalé

13 de mayo de 2017, 19:25  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

QUIEN TAPARÁ LOS OJOS ... HERMOSA METÁFORA, UN ABRAZO DE MARIA LUISA MARQUEZ

14 de mayo de 2017, 15:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal