5/4/17

Poema de Leonor Mauvecin


LABERINTO


        Sólo lo fugitivo permanece y dura.
                     Julio  Castellanos


Laberinto en el tiempo la palabra.

Y ella cae al abismo y no tiene  miedo
y se deja mecer.
Olfatea el perfume de su piel desnuda.
Sabe que es él, aunque no mire
aunque cierre los ojos.
Sabe del dulce tacto sobre el cuerpo
y de las letras
que entrelazan sus nombres.
Anagrama de fuego.

© Leonor Mauvecin

7 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

Estupendo final, pero el epígrafe es de Quevedo a la ciudad de Roma. "Sólo el Tibre quedó cuya corriente/ si ciudad la regó ya sepoltura la llora en su postrero son doliente./oh Roma, en tu grandeza, en tu hermosura / huyó lo que era firme y solamente / lo fugitivo permanece y dura". Te lo mando como lo escribió él en el siglo XVII. Un beso tengo debilidad por Quevedo, poeta del fuego y del agua. Y también de los anagramas y juegos de palabras. Isabel Llorca Bosco

5 de abril de 2017, 18:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me gustó ese dédalo.

5 de abril de 2017, 22:31  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Expuestos los sentidos como laberinto de sentimientos.
me gustó mucho.
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

7 de abril de 2017, 9:55  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Hermosa forma de decir, sugiriendo.
Un abrazo.
Betty

7 de abril de 2017, 15:56  
Anonymous Ivana Szac ha dicho...

Me gustó mucho tu poema. Vi a esa chica caer. Buenas imágenes poéticas que logras con tus palabras. Gracias!!!

9 de abril de 2017, 18:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Poema contundente en todo su desarrollo. Siempre me encanta lo que escribís, Leonor.


Un abrazo,

Alicia Márquez

16 de abril de 2017, 13:03  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estimada Leonor,
bello, como todo lo que escribes, otra joyita.
Un beso.
Juany Rojas

17 de abril de 2017, 22:21  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal