4/4/17

Poema de Griselda Rulfo

  
Le llenan los ojos 
las avispas bravas.. 
Sangra la mirada. 

Del ombligo brota 
una luz negra. 

Sobre la frente 
una corona de sangre 
desarticula la mirada. 
Latigazos 
dibujan en la espalda 
un damero de fuego. 

En la mañana 
el cuerpo balancea su agonía. 
Cuatro pájaros negros 
picotean sus pechos.



© Griselda Rulfo 

12 comentarios:

Anonymous cristina gauta ha dicho...

fuerte...bello!!!

4 de abril de 2017, 15:07  
Anonymous Carmen Barrionuevo ha dicho...

me hacés sufrir, Griselda... Maravilloso!!

5 de abril de 2017, 0:21  
Anonymous jorge pablo moreno ha dicho...

Oscuro y bello poema.

5 de abril de 2017, 6:21  
Blogger Isabel ha dicho...

Griselda, paso a pàso , como caminar sobre vidrios, desarticulamos la lectura con un sollozo.Beso grande Isabel Llorca Bosco

5 de abril de 2017, 19:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Griselda, gracias por tu poema. Abrazos

6 de abril de 2017, 1:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

totalmente agónico y pleno de literatura.
Saludos Griselda.
Anahí Duzevich Bezoz

7 de abril de 2017, 9:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gri, cada verso, pensando el dolor! Muy bueno, como todo lo tuyo. Besos. Molly

8 de abril de 2017, 20:54  
Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

desgarra mi piely a mi cerebro duerme, el bisturi de tu pluma. Triste y bello.

9 de abril de 2017, 18:50  
Blogger claudia tejeda ha dicho...

ay Rulfo! me duelen esos latigazos!

Conmueve hasta la lágrima.

claudia

10 de abril de 2017, 19:44  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fuertes imágenes, no hay resquicio pero sí belleza.
un abrazo
Raquel Jaduszliwer

14 de abril de 2017, 16:27  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

Este poema es un poema escrito con el cuerpo... Puede tocarse.

21 de abril de 2017, 11:25  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola mi querida Gri, como siempre, dolor y belleza se aúnan en tu poesía.
Un abrazo
Juany Rojas

22 de abril de 2017, 21:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal