19/4/17

Poema de Isabel Llorca Bosco



ONDAS

La cabellera gris a esa hora
era una escalera satinada
que  añoraba otro tacto por testigo.
Sin pensarlo, la búsqueda ciega
la llevó al mirador.
Y vio el cielo de plomo
entre celajes rosa
y el rosado del mar ebrio de espuma gris.
Peines, pinceles, pinceladas
apagaban las ondas fervorosas de sol
(del sol que se iba hundiendo con dignidad).

Ella vio el viento por el zumbido y la agitación
de los árboles abriéndose a la noche,
su teatro de sombras contra el vidrio.
El aire y los oleajes, las ondas, las ondinas
con los dedos surcaron la tiniebla.
Se acordó de la peineta solitaria de O. Henry.
De la cadena, de otra hora vendida.
De las cenizas y los fuegos de algún gran amor.
Y bajó a su prisión desértica
donde solo la arena
podía entrar.

 © Isabel Llorca Bosco

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

ahh, isa, qué placer encontrar tanta sensibilidad, tanta delicadeza palabra a palabra!! qué placer esta lectura! susana zazzetti.

20 de abril de 2017, 11:39  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

HERMOSAMENTE ESTÉTICO TU POEMA UN ABRAZO ISA!!!

23 de abril de 2017, 19:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal