18/4/17

Poema de Sandra Gudiño



Eco

                                                             A los niños de Gaza
                                                             que ya no están.


Un ruiseñor canta
en eco helado del alba.
Único eco
cuando un niño muere
en brazos del ángel
equivocado
con la medalla del absurdo
colgada al pecho
y en los labios resecos
el himno de la paz.

La tierra lo recibe
a corazón abierto
como a un héroe
robado a la vida
y escupe lava
para soportar
tanta violencia.

Un silencio sin mordaza
se escurre hacia adentro
después de beberse
todo lo llorado.
¡Oh! Turba exhausta
sin nada en las manos
concédeme el consuelo
concédeme el consuelo
concédeme el consuelo.



© Sandra Gudiño

5 comentarios:

Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Concédenos consuelo
Concédenos consuelo
Concédenos consuelo!!!

Besossss

18 de abril de 2017, 20:19  
Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

un bello y doloroso poeta Sandrita, muy bello.

clé

18 de abril de 2017, 21:03  
Blogger MARIA ALICIA Gomez ha dicho...

ojalá nunca tuviésemos que rogar tanto por estos hechos que significan vidas inocentes...Ojalá de nuestros labios poetas salgan solamente flores de esperanza..Mientras, me contagio de tu dolor...y ruego...

19 de abril de 2017, 19:26  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Tremendo! Concedenos consuelo! Un abrazo Graciela Barbero

19 de abril de 2017, 23:44  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Un poema impactante. Ojalá llegue el consuelo
Un abrazo Ana Eomano.

2 de mayo de 2017, 8:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal