31/3/17

Poema de Margarita Drago


Retorno y recurrencia

Regreso a casa por el camino del cementerio.
Un tren pasa raudo,
hiere la tarde
y va a morir donde el sol
hunde su último rayo
en un cielo azulvioleta.
La tarde es espejo de otra tarde
de remotas latitudes.
La calle, réplica de otra,
familiar y distante.
El camposanto, el mismo de otros tiempos.
Los muertos que en él reposan,
despojos de lo que fuimos.


© Margarita Drago

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello poema.
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

1 de abril de 2017, 0:19  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me impresionó lo crudo y bello a un tiempo del poema. marta comelli

2 de abril de 2017, 22:36  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Las calles y los cementerios guardan lo que somos , lo que fuimos. Muy bueno. Un abrazo
Graciela Barbero

8 de abril de 2017, 10:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal