29/3/17

Poema de Cecilia Glanzmann

          

RITUAL  GOZOSO  DEL  EMIGRADO 
                                            
         a   Bell Ville, mi ciudad natal. 

Un tobogán luminoso
me está esperando en la esquina,
para deslizarme lento
sin relojes ni partidas.

El aire condensa el cielo,
un escalón y de a dos,
otro escalón y de a tres,
aspiro el aire en el último
-todo el cielo en los pulmones-
y me lanzo despacito
-todo el mundo en las retinas-
a la aventura blanca
de conversar con los tiempos
de aquel mismo pueblo de siempre.

El tobogán luminoso
juega conmigo en la esquina.
Quiero deslizarme lento
sin relojes ni partidas.


© Cecilia Glanzmann

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


A ESO SE LLAMA EL JÚBILO DE VOLVER Y QUE GRACIA EN EL DECIR Y EL LANZARSE POR EL TOBOGAN DE LAS PALABRAS A RECUPERAR ESA EMOCIÓN
MUY BIEN
w.M.

1 de abril de 2017, 11:13  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Tengo antiguoa y lindos recuerdos de Bell Ville y este poema se enredó en mis sentimientos, lo agradezco, es hermoso.
Betty

1 de abril de 2017, 23:41  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Nuestro lugar en el mundo en nuestros ojos.
Muy bello. Un abrazo Graciela Barbero

8 de abril de 2017, 10:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal