10/3/17

Poema de Hugo Francisco Rivella




A MAR ABIERTO 

Llevo el escándalo de una tristeza de mamut adentro,
la boca enferma de putear poetas,
de blasfemar al cura con el sexo tullido y soportar el peso de un cristo abandonado.
¿Qué palabra me aguarda cada noche?
El sibarita, el rengo de mirar tatuado,
los labios sin destino de la mujer quebrada,
el vagamundo de sueños retorcidos, el gesto sin piedad del asesino.

Tengo el fracaso a flor de piel,
lo que antes era secreto hoy lo luzco en el pecho.



© Hugo Francisco Rivella

4 comentarios:

Blogger Liliana ha dicho...


letras rojo fuego como vos, ardiendo en cada verso, encontrando las palabras para que el lector se sienta satisfecho, enajenado en tu fuerza poética.

Lily Chavez

12 de marzo de 2017, 19:30  
Anonymous jorge pablo moreno ha dicho...

Poema sobrio, conciso y profundo. Nocturno en su concistencia. Felicidades.

13 de marzo de 2017, 18:46  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Qué palabra te aguarda esta noche , seguramente todas , todas las palabras se vuelven poesía en tu mano . HERMOSO POEMA

20 de marzo de 2017, 18:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...


dicen que hay poetas malditos y poetas malitos, bueno tú eres de los primeros, lo cual es fantástico, me gusta mucho ese ir contracorriente, ese estar del lado de lo inconveniente y lo desencantado, muy moderno este poema y fuerte!
W.M.

1 de abril de 2017, 10:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal