8/3/17

Poema de Alicia Cora Fernández




Pregunta sin respuesta: ¿Qué hacer con este deseo de paz?

Un amanecer que no está, porque le dio paso al ocaso.
Brazos y piernas cansados de correr la utopía.
Los deseos de llorar, mordidos sin dientes.
El estómago engañado con una sopa gris de dudoso nacimiento.
Allá lejos quedó la heredad, castigada sin piedad al amputarle sus hijos.
Rostros ajenos que tratan de mirar los ojos sin pupilas.
El reconocimiento de los otros se demora.
Apenas un ropón, un plato y un vaso de lata es toda la riqueza salvada.
Los despojos de alguien que fue, están sucios.
El alarido de dolor, rompe la noche eterna y en la mano cansada se ve una gota de sangre.
Ahí, justo en el corazón, un ruiseñor herido trata de cantarle a la libertad.
Vuelvo a mi pregunta ¿Qué hacer con este deseo de paz?
Cuesta creer, cuesta confiar, cuesta mucho seguir.
Dicen que los caminos al cielo están regados de piedras.
Confiemos en que una lejana redención pueda parirla. 
Amén


© ALICIA CORA FERNÁNDEZ
Imagen enviada por la autora del poema

10 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


Enternecedor....tristemente cierto....ressume lo q pensamos muchos..pero no sabemos expresar un beso. Martha Di Benedetto

14 de marzo de 2017, 11:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

!!me partio el alma el poema porque no tengo esperanzas de redencion Lia

14 de marzo de 2017, 12:00  
Blogger jose maria Mendibe ha dicho...

Es la dura realidad, dificil de ser corregida por nosotros los seres humanos racionales. El texto es muy descriptivo pero doloroso a la vez!

14 de marzo de 2017, 15:50  
Blogger jose maria Mendibe ha dicho...

Es la dura realidad, dificil de ser corregida por nosotros los seres humanos racionales. El texto es muy descriptivo pero doloroso a la vez!

14 de marzo de 2017, 15:50  
Blogger Prof. Mariana Derosa - Coordinadora de Informática ha dicho...

Hermoso ma. Te quiero mucho.

15 de marzo de 2017, 14:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy triste,, me queda un sabor amargo
y sin esperanzas..
quiera Dios que se pueda revertir.
un abrazo grande amiga

15 de marzo de 2017, 18:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Una realidad que golpea, pero a veces es necesario darla a conocer. Muy bueno, yo diría excelente. Besos María Esther Galante.

17 de marzo de 2017, 10:12  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy triste realidad, pero admirable tu poesia.
Besos Inés Linos Cascarini

17 de marzo de 2017, 10:52  
Blogger Pato Berho ha dicho...

Poner en palabras es una firma de buscar la paz!gracias poeta! Un abrazo 💮💮💮

18 de marzo de 2017, 10:15  
Anonymous Anónimo ha dicho...



¿Qué hacer? Seguir trabajando para la paz, como este magnífico poema.

Un abrazo,

Alicia Márquez

18 de marzo de 2017, 13:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal