19/2/17

Poema de Javier Saleh


“Una quietud oblicua
bien puede ser la hipotenusa de
de todas las nadas”

El apellido de Homero7

(Ad hoc)

Como una lluvia de día anterior
metida mar adentro
alguna felicidad sin fotos:
la última erección del silencio

casi todo casi nada
demasiados siglos
clavados en un solo hombre

sin embargo
un atisbo de habeas corpus
resiste como si nada
como si algún autoatentado de poesías
nos salvase

qué más puede haber
en este Afganistán
de soledades
qué más puede haber
de todas nadas

la muerte dada de alta
como una pregunta
que se cree infinita
nada salvo
este hecho histórico
aplastando a la palabra
o algo de esa nada
que debe haber en Dios

y por eso fanfarronea
con tanto universo solo.

A veces el vacío
es una distancia a vencer

este yo poema
y sus otras nadas
circunstancias

también, nos cobran,
con la muerte, el envase

y con eso
habrá que sobrenadar
o quedarse siempremente
(con no creo
para nada)
anonadado.


© Javier Saleh

3 comentarios:

Blogger mariel monente ha dicho...

muy doloroso y bello, un poema que sabe sostener la pregunta en el vacío y dejarnos ser.

19 de febrero de 2017, 21:08  
Anonymous jorge pablo moreno ha dicho...

Faltan halagos para valorar este poema. Y es un placer releerlo. Feliciddes.

20 de febrero de 2017, 9:01  
Blogger Marily Canoso ha dicho...



Bello poema, Javier, va un abrazo de poesía. Marily

29 de marzo de 2017, 18:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal