10/1/17

Poema de Edna Pozzi


Nuestros cuerpos ya no saben amar
ni corren por las playas atlánticas una tarde de viento y lluvia
Sin embargo fue verdad que un día estuvieron traspasados de luz
y fueron amados por los dioses con tal intensidad
que su piel se fue haciendo de perlas y su lengua de pájaros azules
Ahora un alma temerosa y oscura se agazapa en todos los rincones abandonados
de los pobres cuerpos y asoma en los ojos desvalidos  y la gente se aparta
para no ensuciarse con la tristeza.

Por eso hemos  abandonado nuestros cuerpos
Los dejamos cerca de una muerte suave que es lo bastante compasiva
como para adornar con ramos de albahaca
esos tristes restos del naufragio

Sin preguntar, siquiera, adónde está el alma
de esos derrotados.
                                             

© Edna Pozzi

11 comentarios:

Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

MAFNIFICO.

10 de enero de 2017, 16:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Edna... EDNA... tu poesía es capaz de recorrernos íntegros, de traspasar lo físico. Tu poesía deslumbra, conmueve, es belleza y es la vida misma.
Estos cuerpos... Edna querida... han vivido los años de los ciclos... y hoy sienten lo que los años hacen. Es cierto. Pero también es cierto que aunque sean como restos del naufragio... albergan al ser luminoso que nunca dejará de serlo. y así fuiste y eres para mí, amiga . Un luminoso ser. Te quiero. Cecilia Glanzmannn
ah... y Gustavo ha puesto una imagen, una fotografía que conmueve mucho.

10 de enero de 2017, 19:20  
Blogger Adriana ha dicho...

Conmovedor. Especialmente me pareció bellísimo "su piel se fue haciendo de perlas y su lengua de pájaros azules", para señalar la hermosura de los cuerpos amados que aman. Un beso. Adriana Maggio (Dirbi)

11 de enero de 2017, 23:49  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Hay que construir un altar a tu poesía, te admiro mucho sos parte de mi guía !!!! besos Maria Luisa Márquez

15 de enero de 2017, 14:29  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Te admiro mucho , tus trabajos regocijan el alma, Maria Luisa Márquez

15 de enero de 2017, 14:31  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Mi cariño y respeto siempre. Mi admiración mas!!
Muchos besos!!

15 de enero de 2017, 15:20  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Tremenda poesía, conmueve.
Felicitaciones!!!
Cariños.
Aly Corrado Mélin

18 de enero de 2017, 6:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Conmovedora, hay imagenes que me traspasan, un abrazo,


Silvia Loustau

18 de enero de 2017, 12:02  
Blogger Unknown ha dicho...

Maravilloso poema, Edna! Recuerda las perlas, los pájaros azules, mira el presente, las motas de polvo de la tristeza y sostiene la luz de una pregunta: ¿dónde están las almas de "aquellos"? ¿Por qué no están en "estos"? ¿por qué se nos desintegra la pregunta? Creo que el poema es, al mismo tiempo, un ruego a cada ser: que no apresuremos el tiempo de la albahaca para que cada naufragio sea al mismo tiempo un llegar a buen puerto.
Me dejó pensando y sintiendo.
Muchas gracias!

Un abrazo
Amalia Zacoutegui

18 de enero de 2017, 14:26  
Anonymous Pauli ha dicho...

Triste y bello.

18 de enero de 2017, 19:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Maravilloso como todo lo que leo de Edna. Ella pone belleza en todo, hasta para graficar la tristeza , la soledad y el implacable paso del tiempo.
Un gran abrazo desde Chile
Juany Rojas

31 de enero de 2017, 22:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal