17/12/16

Poema de Marina Centeno




EXISTEN RINCONES QUE AÚN CONSERVAN LA TENUE INVITACIÓN DE TU FRAGANCIA

Me quedo en la penumbra de los huecos
queriendo respirar lo que me queda
de todos los momentos divididos
teniendo como objeto del asombro
el suave trampolín de tus caderas
mecidas por el vértigo en mis manos
que ahora se estremecen por la artritis
de huesos que absorben el vacío
y labios que aspiran el pasado


© Marina Centeno

4 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

El recuerdo, ese amor que lleva el alma. Bello poema.

Abrazo
Elisabet

17 de diciembre de 2016, 19:17  
Blogger Ricardo Juan Benítez ha dicho...

Existen recuerdos dulces que aún resisten el dolor de la nostalgia, el óxido en los huesos y el sabor de unos labios perdidos en el olvido.

18 de diciembre de 2016, 15:29  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

Gracias por la lectura, Elisabet Cincotta!
Saludos afectuosos.
Marina Centeno.

23 de diciembre de 2016, 14:58  
Blogger Marina Centeno ha dicho...

Muchas gracias por tu generoso comentario, Ricardo Juan Benítez.
Saludos fraternos.
Marina Centeno.

23 de diciembre de 2016, 14:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal