16/12/16

Poema de María Lyda Canoso


BILLIE HOLIDAY                              

Un pensamiento natural hacia Billie y su fabulosa garganta   
¿hace el tema a la suntuosidad de una poesía? Billie o la mendiga negra de la puerta del subte debieran ser equivalentes
    
Quizá también la misma vendedora de naranjas de la avenida por la que corren los autos frente al Cotton Club

Billie es la otra que soy yo     todo el tiempo    

(ella quizá sepa que su destino es miserable)    yo lo sé     pero no quiero serlo   

Me canso de ser otra     dice Billie     digo     con el vaso en la mano 

Strange Fruit   
quiero ser yo misma la vendedora de naranjas frente al Club

No    
mentira   
Canto la oscuridad y el quiebre de la voz    del cubito de hielo    la noche fenomenal    y la sensación pesada del whisky que te agranda la lengua y te la deja amarga como Strange Fruit

Pasan limusinas de amigos con dinero     los saludo con mi vaso en alto: -¡salud!     
-¡Aquí estoy!    
-¡Soy feliz!  pero no me sé dar respuesta    

-¿Para cuándo    Billie?
-¿Para cuándo? 

 -No sé
dice Billie desde la tapa del disco con mirada perdida en blanco y negro


© María Lyda Canoso

4 comentarios:

Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Esa posibilidad de ponerle el foco a quien le apasiona sin decirlo- pero la elige, la elige -digo yo- casi arbitrariamente, pero en la certeza de una identificación, porque creo que lo que la poeta advierte que el arte de Billie, la atraviesa, más allá de su destino personal,
o de su suerte. Podrá ser mendiga, o no, su arte es el mismo. La amarga resaca del whisky es el precio no contabilizado de la angustia en la ' suntuosidad' de su talento. No hay otra. Hermoso poema, original enfoque, sutil mirada.

Clelia

17 de diciembre de 2016, 13:54  
Blogger Isabel ha dicho...

Estupendo poema —con por lo menos tres voces— que se complementan por la música, el alcohol que puede enajenar. El milagro del arte en el descubrimiento de la identidad. Y la idea de un precio por ese arte. Felicitaciónes y mi admiración. Isabel llorca bosco

18 de diciembre de 2016, 2:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bellísimo poema dedicado a mi cantante de jazz preferida. Qué bueno leerte.

Abrazo grande.

Alicia Márquez

19 de diciembre de 2016, 10:35  
Blogger hacedores del arte ha dicho...

Uno de mis preferidos, abrazo Maria Lyda, alicia pastore,,,

31 de diciembre de 2016, 20:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal