23/8/16

Poema de Griselda Rulfo


La vida 
    despliega el almanaque sumiso 
descolgando 
        suspiro en escalera. 
El ventanal de la tarde 
– cuadro hacia dónde va la mirada – 
    que espanta la sombra 
aplasta la pena 
    del decir oscuro 
    y se cuela 
    entre las vetas 
de la mesa de bar 
    que me cobija. 
Una verde luz 
              asesina 
                 la esperanza. 


© Griselda Rulfo

6 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

" el bar que me cobija" ¡ cuántos poemas intensos como éste en el bar! parte tuya, tus lecturas, tu tiempo, tu placer. me encanta, gris. abrazo.

23 de agosto de 2016, 20:19  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Todo cobijo es una sombra amiga. Buen poema.

24 de agosto de 2016, 4:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Oh, amiga querida, tu poema llega profundo al lector, lo cala con su tristeza y desolación y eso es lo importante en el poema:no dejar indiferente al lector.
Te mando un gran abrazo
Juany Rojas

28 de agosto de 2016, 21:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La pena del decir oscuro... Aún puede nombrarse la oscuridad con la luz de tu poema. Gracias. Sonia Rabinovich

29 de agosto de 2016, 16:18  
Blogger Adriana ha dicho...

La desolación se vuelve belleza en tu poesía, Griselda. Es un poema que llega al alma. Un beso grande. Adriana Maggio

29 de agosto de 2016, 22:53  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

me encantó!!
Un cariño!!

29 de agosto de 2016, 23:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal