5/7/16

Poema de Osiris Mosquea



Éxodo de lluvia 
       Estanques, aljibes y fuentes 
                levantan al aire sus espadas.                            
 Federico García Lorca 
La noche penetró en mí 
como la soledad de este parque. 

El viento suelto 
se enreda en la silueta de mi sombra. 

La lluvia dispersa sus granos luminosos 
en el oficio antiguo de renacer 
renaciendo en mi. 

Me sumerjo en los charcos luminosos que ella forma 
espejos donde saltan insaciables 
las chispas, la crepitación de mi cuerpo. 

Profetizo que el silencio se irá 
tras el ruido incesante de los cristales 
éxodo sobre los paraguas 
que escapan asustados por los truenos. 

Las fuentes elevan sus espadas perforando los paraguas 
cuando el flash de los relámpagos 
retrata la furia de los amores nocturnos bajo la lluvia 
la mirada de un perro estrellada en la ventana. 



© Osiris Mosquea

3 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Gracias por este poema. Federico palpita en los recónditos de estos versos, y también su noche.

6 de julio de 2016, 5:02  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Vivirá por siempre Federico. Aunque nos recuerde el espanto. Él es poesía.
Un abrazo

8 de julio de 2016, 20:28  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

BELLO POEMA QUE RECORRE EL ALMA MARIA LUISA MARQUEZ

17 de julio de 2016, 20:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal