5/7/16

Poema de Marta Comelli


TODOS NOSOTROS

                          ‘’Toda ciudad que se pueda quemar…
                           nosotros la hemos quemado’ 
                                                      Víctor Segalen

La última puerta 
no se abre. 
Oxida las miradas 
de postrera esperanza. 
Matamos hasta los extremos, 
los desbordamos. 
Duermen niños el sueño de todos los tiempos 
en una balsa afiebrada sobre el mar desalmándose. 
Son números y reparto del infierno de las guerras. 
El fuego arrasa las conciencias 
mientras bordeamos un desierto inventado 
con alas de seda y cera. 
No habrá salvación ni dioses extraños sublimando el conteo, 
194 por dos da 388, 
número inhóspito,  gritará alguien entre escombros. 
Son los hombres de blanco que buscan, 
sostienen, 
encuentran. 
Vuelan las telas, los lienzos, las sedas, 
vuelan los cordones hasta atascarse 
en árboles secos. 
No hay lluvia que lave, que acompañe regresos. 
Un joven muere en la ciclo vía de la luz 
pedaleando una mañana de duraznos. 
El aroma tapa  el estallido, 
y cae. 
Los otros, todos, 
somos una caravana de lamentos. 
Arrastramos  miserias y débiles misericordias 
que nos quedan atrapadas entre las piernas lentas. 
Las ciudades secan su rabia,  superan al hombre, 
se renacen sobre un desierto rojo 
tras el fuego. 
Por respeto a lo que no se dice, de lo que no se habla, 
nos distraemos ante las barcas atestadas de niños, 
dibujamos chispas de números, 
humos de zapatillas, 
recordatorios desliéndose entre ausencias y  lágrimas. 
Fuegos, de lo que  dejó  un ejército 
de obreros de la llama  en  tardes aduraznadas. 

La última puerta 
no se abre.



©  Marta Comelli

7 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Muy fuerte.
Realidad muy triste.
Un cariño Marta!!

8 de julio de 2016, 20:40  
Blogger Liliana ha dicho...


Con la intensidad sabia de la Comelli. Hermoso como siempre.

LIly Chavez

9 de julio de 2016, 17:10  
Anonymous betty badaui ha dicho...

El horror de los inocentes que tienen que huir, sus balanceos entre vida y muerte, y el mundo sigue...
Cada verso una realidad, el poema continúa, impecablemente, contando esa realidad, decirlo es bueno y sincero.
Un abrazo
Betty

9 de julio de 2016, 17:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Todo un tema hecho en excelente forma.
El final muy bueno.
Saludos
Anahí Duzevich Bezoz

10 de julio de 2016, 0:06  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

EL HORROR VESTIDO DE LUZ NEGRA CUANDO SE CIERRA LA ÚLTIMA PUERTA DE ESPERANZA , BESOS MARIA LUISA MARQUEZ

17 de julio de 2016, 20:34  
Blogger Cristina Ramb ha dicho...

El poema es una pintura con sonidos de fondo. un paisaje. Me gustó mucho Marta.

25 de julio de 2016, 17:46  
Blogger Jorge Luis Carranza ha dicho...

La última puerta, poeta, no se abre... y la última puerta no se cierra nunca. La última puerta es también la primera. Bello poema

31 de julio de 2016, 15:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal