6/7/16

Poema de María Marta Donnet


El último ladrido 

Tiene todavía los dientes clavados en la espalda 
se le duerme la soledad entre los brazos. Hacia adelante 
deshilacha su pasado meciendo la muerte 
en el destierro. Hasta su sombra se quita el antifaz 
y toma otro camino. Jirones. Visten a los que pueblan 
su vida. En cada rincón va dejando un poco de tristeza. 
Ni siquiera una pequeña luz ha rescatado. 

La mordedura lo desgarra. 

Ahora sabe que es un hombre aunque ayer pensaba como dios. 
Ahora sabe que tan sólo es la sombra más infiel de alguno 
de sus perros. Ahora sabe. 
Ya no usa máscaras sobre el rostro desollado. Ojos cómplices 
aguardan el final con la espalda herida y el temple intacto. 

Los dientes clavados en la espalda.



© María Marta Donnet

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Durísimo y bello poema.
flora levi

7 de julio de 2016, 13:00  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Fuerte y gran poema!!
Un abrazo

8 de julio de 2016, 18:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El ultimo ladrido parece sacarse el antifaz ! Fuerte poema! Un abrazo, Dolores Pombo

9 de julio de 2016, 0:26  
Anonymous Beatriz Minichillo ha dicho...

Un poema con mucha fuerza y desgarramiento

13 de julio de 2016, 23:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Sorbille dijo...
Querida María: magnífico poema! Un abrazo

24 de julio de 2016, 22:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal