15/7/16

Poema de Claudia Tejeda


silba el afilador de cuchillos
deja vú en bicicleta
desde una calle en blanco y negro.
Si me apuro y salgo
¿estará mi padre arreglando el mundo
en congresos de reposera y mate?
¿veré a mi madre sentada en la vereda
tejiendo silencios de lana
en punto alarido?
¿recuperaré los grillos
que cantaban para las flores de mi solero?
Esta mañana he vuelto a aquella calle
y sólo por eso
debería pagarle.
Tanto por un silbido.


© Claudia Tejeda

14 comentarios:

Blogger Rosa Lía ha dicho...

Hermoso poema, Claudia, cuántos recuerdos ! abrazos
Rosa Lía

15 de julio de 2016, 19:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bellísimo. El afilador de cuchillos silba siempre la melancolía.

Un abrazo.

Alicia Márquez

16 de julio de 2016, 13:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Claudia, querida poeta, tu detenerte en las cosas tan afines a la infancia, más que menos parecidas a todos, universalizas el tema hasta sentirnos parte del poema. Eso solo puede lograrlo una poeta como vos, que se tutea con lo cotidiano apelando al talento que trasmite tu palabra poética.
Susana Giraudo

16 de julio de 2016, 14:26  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

El sonido del afilador trae -como la magdalena de Proust- la memoria del pasado añorado. Bello. Abrazo, Inés.

16 de julio de 2016, 17:11  
Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

La nostalgia se viste de poesía para recuperar, aunque más no sea por un instante, aquello que fue tuyo. Bello poema, Claudia!

17 de julio de 2016, 3:10  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Claudia, me agradan tus poemas pero éste en especial lleva un querido personaje que ya muy poco se lo encuentra por las calles con su silbato, ahí me atrapaste y en la totalidad del poema siguió creciendo mi admiración hacia tus letras.
Te mando un fuerte abrazo
Betty

17 de julio de 2016, 15:03  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

MUY BUENOS SIMBOLOS PARA TU CREACIÓN , QUE RECUERDAN MI BARRIO , UN CARIÑO DE MARIA LUISA MARQUEZ

17 de julio de 2016, 20:18  
Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo. Cada imagen, cada frase, proporcionan al alma el placer de la belleza y la originalidad poética. Me encantó. Tu poesía ofrece la mirada fresca y asombrada de la niña que fuiste: talento de la poeta que sos. Un abrazo. Adriana Maggio

18 de julio de 2016, 22:10  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Hace poco escuche de nuevo el afilador en mi bario , y al leerte la infancia y sus recuerdos llenos de maravillas volvieron a mi mente . Gracias querida poeta

19 de julio de 2016, 14:51  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Grandioso, cuantas imágenes y recuerdos.

19 de julio de 2016, 16:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La potencia de la evocación y su eficacia poética. Gracias, Claudia!!

24 de julio de 2016, 18:19  
Blogger sacanueces ha dicho...

fabuloso!!! demás está agregar algo, me encantó!!! tiene el sello tuyo!!! gracias por compartirlo, francisco

25 de julio de 2016, 10:14  
Anonymous Anny Guerrini ha dicho...

Muy buenas imágenes donde la nostalgia se hace ternura como todo lo tuyo Claudia besos

30 de julio de 2016, 23:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

AMIGA, me volviste a la flauta inconfundible del afilador... gracias, abzo. PAOLANTONIO

31 de julio de 2016, 16:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal