24/6/16

Poema de Siomara España Muñoz


EL Y YO

Éramos tan perfectamente inalterables
tan inevitablemente honestos uno a uno
tan humanamente inseparables
que era como si nos hubieran modelado con el mismo barro.

Éramos tan luminosamente estrictos
que amábamos los mismos gestos
los mismos iconos
y la absoluta perfección  de la tallada piedra.

Éramos tan paradójicamente exactos
que se gastaban nuestras lenguas al filo de las madrugadas
hablando de los mismos dioses y discursos
que si Copérnico, Fidel, la metafísica
y nos amábamos sin señas
sin santos  o blandones.  

Éramos tan  copiosamente  imberbes
que gozábamos los mismos desatinos
y a la hora del encuentro
conocíamos  el exacto rincón de las caricias
y el punto G
de lo que eleva ante el gozo del éxtasis humano.

Sabíamos de todo contra todos
y discutíamos espalda contra espalda
como endemoniados disidentes
ubicando la postura necesaria para ganar las guerras
siempre juntos
siempre uno
siempre aliados codo a codo
en la cubierta del hogar y sus marismas.

Éramos tan cercanos y perfectos
que abreviamos un detalle…
amarnos
en las mismas diferencias.


© Siomara España Muñoz

2 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Impacta, es como suspenderse entre la infalibilidad y la duda

29 de junio de 2016, 15:16  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Que delicia leerte
Siomara y que apasionado racanto de sentimientos y sensaciones una gema valiosa hecha poema gracias
Vic

1 de julio de 2016, 4:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal