30/4/16

Poema de Marta Comelli


MONSTRUOS AMARILLOS

‘’Juraría que había un mar’’*
Cuando el sol  se ponía  sollozaban monstruos amarillos en sus costas.
Mi amante, que no sabía amar,
-y nunca me amó-
recogía aguas de ese mar
y me bañaba en  noches espumosas.
Yo besaba sus pies, pero eso, no era suficiente para ser feliz.
Torpemente, deseaba que me amara como a nadie,
y sólo a mí.
Que dijera ‘’te amo’’ con su boca extensa. Pero nunca…
Me suponía feliz entre esos monstruos amarillos, ataviados de tardes de sol,
Y a pesar, era poco y lo entendía.
Y porque era poco y lo entendía o  por alguna inexplicable razón,  extraña al desamor,
seguía jurando que cerca,
debería haber un mar,

para mi sed. 


 * Concha García

© Marta Comelli

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Cerca hay un mar para nuestra sed. Seguro! Gracias por compartirlo. Tere Vaccaro.

30 de abril de 2016, 22:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal