29/4/16

Poema de Miguel Ángel Ferreira


Toda ella se adueña del lugar
En el que nunca ha estado.
Cristina Doménech

LEJANO 

Escancio el vino en mi copa
Mientras vuelan en derredor
Las palabras de ocasión, yo navegante
Linyera a destiempo en este ahora de ignorancias
En  búsqueda de identidad
Me  escapo hacia unos brazos de miel, hacia unos labios
De besos atrapantes, hacia el fin
De unas manos entrelazadas en el con fin
De un paisaje de más allá
De estas calles alargadas
De veredas angostas, de café
Con gusto a melancolía
Viajero del verbo hacer,
A destiempo, entre la luz
De calles lejanas,
Entre voces de amanuenses del verbo amar
Deslio mis pasos, mi escenario distinto,
Mis mocasines de gastado caminante,
Mis trastrabillantes letras
Se encuentran con el paisaje de vientos y desierto
De guanacos, y lagartijas
Y me dejo caer a ras de las mesas con sabor a vino tinto
De musas de cabelleras negras y sonrisas de marfil
A este hoy de calles alargadas
Y llovizna de agua fría.


Un vencejo se apodera de mis letras
En su Pico las lleva hacia la llovizna del agua grande
Mientras un juglar se entrevera entre las mesas
Degranando melodías.-



© Miguel Ángel Ferreira

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


buen ritmo y notables imágenes, buen poema
W.M.

22 de mayo de 2016, 13:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal