29/4/16

Poema de Sonia Quevedo

  

CONCIERTO EN C… CIMAROSA 

Se despidió como todos los días suspirando largo sostenido y lento. 
Se marchó sin prisa alegando adioses; recogió a la brisa,  arrulló a la tarde y 
continuó su marcha por entre los sauces y senderos solos. 
Suspiró profundo reteniendo el aire, y en el infinito, en un único punto 
encontró un destello de calma sosegado y bello. 
Se bañó de lunas y abrazado al aire inspirando lento 
alcanzó su cielo, su punto de fuga, su canto y su aliento.


© Sonia Quevedo

2 comentarios:

Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Me quedó la imagen de arrullar la tarde y bañarse en lunas..qué lindo

29 de abril de 2016, 11:32  
Blogger sacanueces ha dicho...

me gustó! gracias por compartirlo, francisco

30 de abril de 2016, 13:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal