13/4/16

Poema de María Lyda Canoso


LA BIBLIOTECA EFÍMERA

                               a Martina Restom Gómez 

tarda en acomodarse porque siempre la brisa
filtra
y lo mueve todo

entonces los párrafos de las obras inmortales
que estaban perfectamente armados
se deshacen para formar otras grafías

sólo lo puede leer la divinidad
y muy desde arriba
pero aun así lo tiene que imaginar
porque el follaje no deja ver las ramas

son las ramitas
y los cursos de agua con sus meandros los que caligrafían
ese predisponerse al mensaje
al párrafo
a la letra de gran porte
escrita con firmas de autores famosos

porque la foresta va escribiendo en las ramas sus obras completas
o incompletas
o duplicadas
o centuplicadas en la gran fotocopiadora de la foresta

hasta que otro golpe de viento lo mueva todo
palabras que se convierten en abismos
anacolutos
elipsis que no llegan a nada

nada

por eso esta biblioteca natural no es tenida en cuenta sino
por las hormigas gigantes y sus complementarios osos hormigueros
tucanes y papagayos de la foresta
vegetación que escribe
escribe
torzando sus raíces para decir más
y más…

todo ya está escrito aquí
lo que don Jorge Luis pensó
lo construye solitaria la naturaleza
hábil tejedora por siglos milenios eras 

en superficie
o bajo tierra
arma palabras
las vincula entre sí las hace estallar

pátinas que la naturaleza expele
brotando en una especie de caos
que un especialista o muchos más en las materias
que uno jamás pueda imaginar
recuperarían estas palabras para quien estuviera dispuesto
a escuchar o a leer

poemas
cartas de amor
recetas magistrales homeopáticas
recetas magistrales alopáticas
fórmulas para fabricar venenos
perfumes
y todo tipo de inscripciones de novios con un corazón y flecha

ahhh…

todo

todo escrito bajo la mirada del dios
de quien pueda creer en Dios

si de repente un viento fuerte sopla y abate todo
las letras
(formadas por ramitas
y hojas
hilos de agua
pedacitos de mica
guijarros
cantos rodados de los ríos
colas de ratitas
lianas)

todo pierde su razón de ser
su significado
y vaya uno a saber
si eso que es legal
agradable
o dramático
no llega a tornarse en un reverendo disparate

a contracara de mi libro Amazonía que traje a Río en papeles para leerlo
escribo
irradiada por eso que fluye de la tierra

he respirado mucho aire todo el tiempo
pensando en mi construcción
Amazonía

Amazonía existe sólo en papeles
apenas escritos, jamás por nadie leídos

como la tierra encantada de Gauguin
que no existió sino en sus cuadros

como el paisaje obsesivo de Arlés
cielo
Vincent

ese cielo móvil en los astros
es como el Van Gogh cantado por Amelia

Amazonía es un jardín botánico sin etiquetas
todo mezclado
todo
la lluvia jamás llega a la tierra porque las gotas quedan enganchadas arriba entre las hojas y los leños y los finales de tronco arriba de las nubes
vuelo y las formaciones de las nubes que atravesamos parecen mis asociaciones pero también las nubes escriben en lenguaje efímero formas que adoptan el lenguaje de sordos manos de vapor que van dando señales todo es signo todo es lenguaje sólo es necesario saber leer cada una de ellos cada señal hecha por nube que aparenta ser mano


© María Lyda Canoso

1 comentarios:

Anonymous Pauli ha dicho...

Es un poema raro que me gustó mucho porque soy una enamorada de la naturaleza y porque conozco la Amazonia y la comparto con vos.Un abrazo.

28 de abril de 2016, 12:07  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal