13/4/16

Poema de Claudia Tejeda


Amianto

Una vez viajamos lejos
recién nacidos, desnudos
Arrojamos el equipaje
como carroña en el camino.
No era importante el lugar
los kilómetros, el clima
turistas de los paisajes
que aún nos quedaban dentro.
Expediciones a la mentira de salvar algo
en las flechas de avance
sin mirar el retrovisor.
Regresamos sonriendo
novios recuperados
deponiendo los tridentes
hasta el preciso umbral de nuestra casa
hogar de todas las plagas
donde se malversó el fueguito
en los zapatos de amianto
de caminar el infierno.


© Claudia Tejeda

6 comentarios:

Blogger Liliana ha dicho...

Tu poesía, siempre desprendiendo imágenes maravillosas, haciendo pensar, haciéndonos caminar por el pensamiento.

Lily Chavez

13 de abril de 2016, 10:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

este recorrido, claudita, tiene kilómetros de ternura, pese al fueguito. tan humnanísima tu palabra, com vos. susana zazzetti.

13 de abril de 2016, 10:52  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Sólido y bello.
Un abrazo
Betty

13 de abril de 2016, 19:33  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Un poema que quiere salvar los sentimientos depositados , un abrazo Maria luisa Marqquez

17 de abril de 2016, 19:03  
Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

tus poesías son tan especiales. Te recorren y te prestan las imágenes maravillosas que siempre tienes

19 de abril de 2016, 16:44  
Blogger sacanueces ha dicho...

delicioso poema!!! aún así lo sentí trágico, duro y trágico... no sé porque. un beso enorme, enorme poeta, gracias por compartirlo, francisco

22 de abril de 2016, 20:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal