7/4/16

Poema de Marta Ortiz



Cada tanto el eco
supura, gotean
el cansancio aquella noche
el hotelito de mala muerte
cerca de Tandil abría la boca
succionándonos
no olvido los ojos velados
la mirada cruda del conserje.
Veníamos del mar
el equipaje cargaba el viento marino
el olor a sal,
Tears in heaven garuaba en los rincones
-Clapton sube la escalera con nosotros –, dijiste.
¿O quizás su hijito aún vivía y no era Clapton?
Puerta número seis
la llave relumbraba entre tus dedos.
Había un florero de cristal
(sonreíste porque dije cristal)
un ramito de fresias.
Dormimos allí
velamos mi febrícula mi dolor de cabeza
que obligaron a la pausa
a buscar el albergue al menos limpio
un comedor presentable:
conejo a la cazadora, el menú del día
y el sabor salvaje acidulado
nos acompañó toda la noche
hablamos hasta secarnos la lengua
de casi todo
dos aspirinas mediante
y té de limón azucarado.
Lo de siempre
los proyectos el futuro
el filo de los libros
yo era de comunión diaria
con libros como hostias
las voces me habitaban
en ese tiempo eran Julio
y Alejandra desvelada
pasajera de la noche.

Oía tus párrafos,
un oleaje lejano:
que la economía
que la base filosófica
que había un sentido oculto…
Me dormía
arropada en la monocordia.
Columpios,
así se oía tu voz de madrugada.


© Marta Ortiz

10 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

tan bello, tan real, una mixtura de lo común expresado aalto nivel literario y esa música de clapton testigo de todo. hermosísimo.susana zazzetti.

7 de abril de 2016, 11:37  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Una historia cotidiana, con bellas imágenes, pero profunda de recuerdos.
Un abrazo Graciela Barbero

7 de abril de 2016, 13:17  
Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Bello poema cargado de historia Abrazotes

9 de abril de 2016, 19:28  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Poema, historia y poema.

Bello!

Besossssssssss

10 de abril de 2016, 19:20  
Blogger Marily Canoso ha dicho...

Bello poema, Marta, un abrazo, Marily

13 de abril de 2016, 8:47  
Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

Una nostalgia enhebrada en bellos versos que eternizan lo singular y cotidiano. Gracias, Marta, besosss

16 de abril de 2016, 21:15  
Blogger Carlos Enrique Cartolano ha dicho...

Gracias por este itinerario poeta! Un maravilloso recuerdo que sin saber por qué nos incluye. Te dejo un fuerte abrazo!

17 de abril de 2016, 9:00  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Enumeración de las horas vividas, un abrazo Maria Luisa Marquez

17 de abril de 2016, 19:11  
Blogger sacanueces ha dicho...

hermoso, me encantó!!! tan cotidiano aunque esporádico!!! gracias por compartirlo, francisco

22 de abril de 2016, 20:52  
Blogger Vuelo de noche ha dicho...

a todos, poetas queridos, gracias por pasar y dejar huella. Abrazos compartidos,
Marta Ortiz

4 de mayo de 2016, 14:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal