25/4/16

Poema de Jorge Moreno De Los Santos




De qué nos sirve, dímelo,
la exquisita prosa de los filósofos,
la apetecida virginidad se los folios
cuando todo se ha escrito.
La resignación
como un pan noblemente ofrecido.

(Hay en mis dedos viajeros de arena,
raíles de sándalo y decrépitos sahumerios.
En mis palabras playas
con sabor a proscritos naufragios,
a rescoldos de nácar. Y en mis demoras
un pálido estropicio de espigas y avefrías.
Conozco universos de celofán,
planetas como burbujas
que hallan en la vacuidad
su desvanescencia última.
Y la aprensión
es una suculenta pereza:
el ácido presagio que nos sabe
a muérdago y azogue,
a mutismo de ornitorrinco,
a islas necesarias,
a orégano devenido en noches desheredadas.)

De que nos sirve
el infatigable engranaje del pensamiento,
el brillo de la cordura,
la insolente miel de la tragedia.
el repetido exilio
hacia los áridos confines de la duda.
La balada minuciosamente aprendida
para esos bosques que nos brindan su experiencia.
De que nos sirve, dímelo,
una moderada dosis de azúcar
en una taza de apatía;
el hermoso ultraje de las cosas
sencillamente imposibles:
tanto amor ciegamente defendido.

El barro nos calumnia,
la reflexión es lerda transparencia,
un humo apátrida y sin origen.
El mar un grito de pudor acorralado.

( Ya no creo en otro mundo profano y desvelado,
en la hoguera infinita que la esperanza pregona.)

…y crece la sombra sobre los álamos
en al orilla de unas manos
que otorgan y contemplan,
en el mármol que nos sellará
en la tierra para siempre.


© Jorge Moreno De Los Santos

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"Nos sirve para develar la palabra y sus símbolos, para admirar lo dicho y aprender,
nos sirve para seguir husmenado en los antiguos manuscritos, en busca de un dios o de las musas,para llegar a tu alma y confirmar que el mármol no es suficiente para sellarnos, llegado el momento seremos libres.

Un gran abrazo, Jorge Pablo.Vic

30 de abril de 2016, 14:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal