16/4/16

Poema de Esteban Charpentier


LOS NOCHEROS

Hay noches en que me veo tentado
A salir de mi casa a las 4 de la mañana
Tomar un tren de trabajadores nocturnos
Ir hasta la casa de Urruspuru
Entrar por la ventana y meterme en su biblioteca
Estoy seguro de que ahí está el libro que me está llamando
Una antología de poesía erótica de Verlaine
Pero enseguida se me ocurre que él
Podría alguna vez intentar lo mismo
Y el Vasco, se sabe…
Sé que hay un par de libros suyos que me pertenecen
En noches como esas termino desvelado
Arrepintiéndome por la falta de voluntad
De vestirme y salir a la calle despeinado
Por ese deliberado orfanato al que condeno
A mis libros más queridos
Seré algún día juzgado por herederos
Compradores de libros usados o cartoneros
Aunque a nadie le importe un bledo
La poesía de Verlaine ni mis neuróticos desvelos


© Esteban Charpentier

7 comentarios:

Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

Me encantó, este poema profundo pone sobre el tapete la próxima "orfandad" de todos nuestros objetos queridos. El tema universal de la muerte y lo efímero. Gracias, Esteban, abrazo!!

16 de abril de 2016, 21:41  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Muy original este poema, en ese imaginado recorrido nocturno llegan nombres conocidos y alguien libre que a la madrugada quiere viajar por sus lecturas, hasta el final me atrajo, ¿quién sabe el final de los otros libros?. Este poema, por ejemplo, ojalá que alguien lo guarde, para que los días por venir otros lo lean.
Betty

16 de abril de 2016, 22:24  
Blogger Carlos Enrique Cartolano ha dicho...

Los libros, esos fantasmas que no siempre nos obedecen. Esas réplicas de nuestro tiempo, que por lo general siguen caminos diferentes... Gracias, poeta!

17 de abril de 2016, 8:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias por este poema Esteban. El poeta, su inevitable convivencia con la noche... Gracias! MARÍA CRISTINA DI LERNIA

17 de abril de 2016, 18:05  
Blogger sacanueces ha dicho...

delicioso!!! pude acompañarte en tu desvelo, lo sentí en carne propia! los libros son siempre un problema insolucionable, están acá, o por ahí, o allá y más allá en lo de algún otro y odioso también... en fin...son un problema... y eso es lo bueno, sino sería tremendamente aburrido y uno no podría pasar noches y noches desvelado... no crees? gracias por compartirlo, francisco

22 de abril de 2016, 20:31  
Blogger Anamaria Mayol ha dicho...

Me encantó el poema ..me imaginé claramente la escena..el robo de los libros los personajes ..la herencia ...Muy bueno Un abrazo inmenso

27 de abril de 2016, 14:08  
Blogger ESTEBAN CHARPENTIER ha dicho...

Gracias amigos por sus comentarios, los aprecio mucho! Y sobre todo gracias a Gustavo por este lujoso espacio poético. Abrazo a todos.

30 de abril de 2016, 14:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal