16/4/16

Poema de Lidia Cristina Carrizo


Tan Total

Descifrar los secretos, de su canto, su tonada,
cuando roe la piedra, en cascada y su abismo.

Un hombre se mutila y calla al átomo en su sombra,
en su propio destierro y en el rojo de su sangre viva,
deja en silencio grave, al vuelo de su voz, en sus ojos.

Aprehendiendo claridad que enciende las vigilias.
Su asombroso canto de las espigas, en el pan del
día a cada niño, jugando a vivir feliz toda su vida.

Entonces embiste el río andariego piedra a piedra,
infatigable, palpando en génesis salobre, tan vivo.

Sobre todo retazo de tiempo, su latido, su follaje,
midiéndose entre diversas semillas, como soles.
Compartiendo aire, sol, y al amor que desangra.

Latidos salobres, el sol, su semilla, la arcilla talla,
concita su génesis y amor, fecundando al hombre.

Pétalo de amor, destello errante de cintura viva.
El polen sella, abre, se renace tan total, y único.


© Lidia Cristina Carrizo

3 comentarios:

Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Excelente poema!muy buenas imagenes

16 de abril de 2016, 23:45  
Blogger Carlos Enrique Cartolano ha dicho...

La palabra sigue un itinerario paralelo y con cada sorpresa, de entusiasmo en entusiasmo, se desprende y refleja una realidad alternativa.

17 de abril de 2016, 8:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias Lidia, bello poema como ..."El polen sella, abre, se renace tan total, y único." Cariños.Laura

5 de mayo de 2016, 12:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal